Indagamos sobre el origen de esta fecha nacional y desentrañamos 3 curiosidades.

El primer teatro argentino fue quemado por un “cuete volador”

El 30 de noviembre de 1783, durante el virreinato de Vértiz y Salcedo se inauguró la primer “casa de comedias” llamada La Ranchería. En el acta se argumentaba que el teatro es “una de las mejores escuelas para las costumbres, para el idioma y para la urbanidad general”.
La “sala” con techo de paja (ubicada en la intersección de las actuales calles Perú y Alsina), había sido un humilde depósito de las misiones jesuitas.
Durante 9 años la burguesía porteña asistió a veladas de ópera y representaciones teatrales y el pueblo disfrazado celebró los carnavales a puro fandango.
Pero la Jerarquía Eclesiástica de entonces no la veía con buenos ojos y la noche del 15 de agosto de 1792, según una crónica de la época, fue totalmente incendiada “por un Cuete volador que bino(sic) de distancia de dos cuadras [donde estaba ubicada la Iglesia de San Juan Bautista], y calló sobre la Casa que era de paja y se quemó…”.

Teatro del pueblo, pioneros del teatro independiente en América Latina

El 30 de noviembre de 1930 el periodista y dramaturgo Leónidas Barletta, crea el Teatro del Pueblo con el objetivo de el teatro moderno para acercarlo al pueblo. Tras una década alternando edificios municipales, en 1943 alquilan el subsuelo de Diagonal Norte 943. Allí, poetas y narradores como Raúl Gonzalez Tuñón y Roberto Arlt incursionaron en el teatro y se hicieron popularmente conocidos. En 1976 tras la muerte de Barletta el espacio pasa a ser un centro de exposiciones plásticas y recién en 1987 un grupo de teatristas lo recupera bautizándolo primero “Teatro de la Campana”, y en 1996 nuevamente “Teatro del Pueblo”.

En ese mismo espacio Teatrix filmó en 2017 La Denuncia un homenaje a las troups teatrales que a principios del XX, recorrían el país representando sainetes criollos, escenas camperas y grotescos inspirados en sucesos reales ocurridos en los pueblos que visitaban.
Rafael Bruza escribió y Claudio Martínez Bel dirigió este desopilante sainete basado en una denuncia policial verdadera de 1909. Los actores Federico Cesere, Marcelo Mazzarello, Gastón Ricaud y Marcelo Xicarts asumen múltiples roles masculinos y femeninos, conjugando su arte con máscaras y pelucas.

Gregorio de Laferrère el hombre que se rió de la yeta

El 30 de noviembre de 1913 fallece Gregorio de Laferrere. Periodista y político argentino, dramaturgo por afición. Combinó los moldes clásicos del vodevil francés (que absorbió durante su carrera política en el exterior) con personajes y situaciones propias de la sociedad rioplatense de su época. Fue además el fundador del primer conservatorio teatral del país: Conservatorio Lavardén y de la ciudad bonaerense que lleva su nombre (en 1911).
¡Jettatore! fue su primera comedia satírica, escrita en 1904 sólo por diversión y presentada de manera anónima a la mítica compañía Podestá. Rechazada en primer lugar por “irrepresentable”, fue luego aceptada y estrenada con un éxito que impulsó a Laferrere a seguir escribiendo.
A la comedia original que hablaba de superstición, rumores infundidos calumnias que un enamorado difunde para “enyetar” y sacar de juego a su adinerado rival, la directora Mariana Chaud agrega, en esta puesta, un doble juego: uno de los actores del elenco es yeta y esta característica afectará de manera desopilante la representación de la obra.

You May Also Like